La política del miedo

Cuando hace unos días me dirigí a la óptica, ni por asomo esperaba encontrar un indicador tan vivo de cómo se sienten los ciudadanos.
Me atendió un amable profesional de edad media, educado y atento que, mientras rellenaba los datos de una ficha técnica, hacia vagos comentarios sobre la situación que vive el país.

No sé si con ánimo de sondear opinión con fines personales, sociológicos o, simplemente, por romper el hielo. El caso es que, sin saber ni cómo ni porqué, acabó hablando del fenómeno «Podemos». Y lo hizo de la manera en la que todos abordamos los temas que nos interesan y no queremos que se note.

Mostraba preocupación al comentar que, amigos suyos, en petit comité, se dedicaban a convencer a familiares y amigos de que dirigieran su voto a la formación de Pablo Iglesias «Podemos» convencidos de que era necesario un cambio. Por supuesto, él era ajeno a esa iniciativa e incluso, no sé si con sinceridad o con la intención de sembrar la duda; el caso es que lo soltó: tenía «miedo».

Miedo a que la nueva formación obtuviera los votos que le permitieran ganar unas elecciones y que un cambio radical sacudiera nuestras vidas.
Percibí que mostraba un vivo interés en transmitir inseguridad, duda y en poner de manifiesto que, en definitiva, la formación era una opción desconocida que no se sabía lo que podía acarrear.

En pocos minutos era como si estuviera delante de un representante político, de algún partido convencional, defendiendo que lo malo conocido era mejor que la simple hipótesis de que algo puede mejorar.

No acababa de entender el porqué del éxito de la formación que lidera Pablo Iglesias, pues le resultaba sospechosa de extrema izquierda, chavista o no sé cuantos «istas» más.  El quid de la cuestión, el miedo.

Es un arma poderosa y tal vez ahí reside el éxito de la formación ya que, puestos a tener miedo, los ciudadanos tienen mucho, mucho, mucho miedo: al paro, a la exclusión social a la pobreza .

Da mucho miedo ver cómo la corrupción del poderoso se minimiza, mientras se deterioran los servicios públicos. Da miedo ver la propaganda que quiere convertir en benéfica una reforma laboral infecta.

Mucho, da mucho miedo ver el cuajo de quienes han protagonizado el saqueo de las arcas públicas y el de los que han mirado hacia otro lado. Y da mucho miedo ver a los políticos traicionándose, tirando de supuestas mantas de las que no tira nadie, aquí y allá.

Y da mucho miedo que la política sea un canto de sirenas pre-electoral, para pasar a ser una estafa post-electoral. Miedo de quienes no defendieron derechos y ahora amenazan con el miedo a lo desconocido.  

La calle tiene miedo del recibo de la luz, del gas, el del colegio, de que la sanidad sea más un negocio que un servicio y la educación… un lujo.

Miedo da: el cambio de discurso de los partidos convencionales en un esfuerzo de recuperar el terreno perdido, escuchar opacos discursos de transparencia y desiguales argumentos de igualdad.

Todo ese miedo es el que «Podemos» ha logrado exorcizar de los ciudadanos y ahora atenaza a políticos que, de repente, están dispuestos a mirar, sospechosamente, por los intereses de la calle

Pero lo que da más miedo es: el «miedo a que desaparezca» una estructura que ha vapuleado y ninguneado a los sectores más vulnerables de la sociedad.

11 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Agosto 14 (y 008) Por Carmen Villamarín

Barcelona / j re crivello

by Carmen Villamarín

Imagén de Roberto Ortiz

Cuando ocurrió el incidente se inquirieron y acecharon los unos a los otros, buscando un responsable. Y lo tenían a mano. Él, el diferente, el que no se integra, el que no sabemos qué hace ni adónde va, por el que no padeceremos si es condenado. El que no nos importa, porque no le importamos. Impasible, escuchaba las acusaciones una tras otra. Había dejado de defenderse hacía tiempo. Desde el momento en que se dio cuenta de que, dijera lo que dijera, estaba condenado. Tiempo atrás, ya le habían juzgado por no ser como ellos. Distante, siempre a sus asuntos, sin mezclarse con los demás. Ese era su delito. Al mirar a los ojos de aquel hombre, estaban convencidos de su culpabilidad. Abiertos de par en par, eran un reto. Si bajaba la mirada, la prueba de su culpabilidad. La actitud alerta y…

Ver la entrada original 70 palabras más

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

La sombra del tiempo

 

Publicada en Amazon  desde Junio 2014.

La sombra del tiempo es la historia de «Alguien» que habita espacios en los que dar expresión al deseo oculto de poseer una identidad diferenciadora y negar la igualdad.

Universo ilusorio en el  que experimenta la creencia en premios y castigos; inocencia y culpabilidad, en los que el sacrificio es la raíz de toda justicia

Un relato sobre la sombra que nos encadena a creencias, dioses y caricaturas de la realidad  que nos vinculan a un mundo culpable en el que  depositamos una fe inquebrantable.

Dioses a los que atribuir la responsabilidad de la injusticia y que hacen de la justicia venganza.

«Alguien» es la vida atrapada en el tiempo, por la propia imaginación alimentada por la imaginación de lo otro. Tiempo en el que «Sombra» cautiva a «Alguien» y le informa de que no es libre, que pertenece al mundo de la necesidad, de la carencia y le comunica que todo lo que necesita debe conseguirlo del entorno, a fuerza de lucha.

Es un pequeño libro en el que «Alguien» pone en cuestión los puntos de referencia sobre los que ha construido y experimentado su devenir para descubrir que, en realidad, la idea que tiene de sí mismo y el entorno es una mera ilusión forjada a través de «Sombra». Ilusión que se resiste a desaparecer hasta que «Alguien» decreta la extinción del tiempo de «Sombra»

Si os ha parecido interesante y os apetece su lectura podéis encontrarlo en:
La sombra del tiempo

http://www.amazon.com/sombra-del-tiempo-Carmen-Villamar%C3%ADn-ebook/dp/B00KPMI8X4/ref=sr_1_2?s=digital-text&ie=UTF8&qid=1406027601&sr=1-2

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Alvaricio y otras hierbas

amantiablog

Alvaricio había tenido una idea genial. Estaba seguro de que a nadie antes se le había ocurrido tal iniciativa.

Eran tiempos de crisis, y … ya se sabía, en esas circunstancias  el intelecto desarrolla ideas brillantes. Lo tenía todo calculado ¿Qué inversión podría ser más segura en esa época convulsa?   Un valor seguro, que no estuviera sujeto a  cambios bursátiles ni hecatombes financieras.   !!!Ya lo tenía¡¡¡.

Él, hombre de negocios, creador de prosperidad, no podía renunciar a sus firmes convicciones. Había introducido un pequeño cambio en ellas, eso sí; pero estaba seguro de que pocos repararían en ese pequeño matiz que cambiaría el mundo. Imaginaba un mundo libre, sin fronteras. Libre en la expansión comercial, libre para comprar, vender, invertir, etc….; pero había un mínimo problema, no estaba dispuesto a arriesgar el propio status o patrimonio. Lo suyo era la defensa de la propiedad privada y su expansión.

Ver la entrada original 1.347 palabras más

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Confianza en la estupidez

Si las últimas elecciones europeas han servido para algo, ha sido para poner de manifiesto que la clase política tiene una fe absoluta en que los ciudadanos son estúpidos.

Se ha podido contemplar, sin ningún pudor, que las agrupaciones políticas confían en que el votante asumirá el discurso que sea, sin cuestionar nada. La consigna de «digamos lo que necesitan escuchar»: que lo blanco es negro, que lo desigual es igual; que 2 y 3 son 23; y 203, 2 ó 3.

Lo democrático es que los ciudadanos no se expresen; que la prensa consienta y no disienta; que la desnutrición proyecte mala imagen, no hambre ni pobreza. Lo legal, justicia. La legalidad, a convenir. Lo público rescata a lo privado y, lo privado, esquilma  a lo público.

Desafección política que no acaban de asumir, ni comprender. ¿Cómo es posible? Con lo bien urdido que está el plan. Hagamos de la necesidad un negocio rentable. Digamos cuatro cosas, manipulemos datos. Transmitamos la confianza que tenemos en nosotros mismos y el desquiciado proyecto de expansión que constriñe.

Utopía canallesca que se sustenta en la convicción de que el ciudadano es estúpido por naturaleza.

Las necesidades básicas, para una existencia digna, se han convertido en el verdadero filón que mantienen ocupada y preocupada a la plebe que paga por ellas varias veces, directa e indirectamente, re-directa  y al bies. Pero el ciudadano  no entiende, no capta la sutileza de que,  precisamente,  es lo que le conviene.

Irredentos creyentes en que  hay que dejar al loro sin chocolate y sostener el precioso manjar de un  ideal ¿desquiciado?.

La decencia es utopía; la veracidad, imposible; la honradez, locura. Sin embargo; lo corrupto es natural; lo oscuro, transparencia. Mentir, un recurso de la inteligencia. Imponderables del buen gobierno.

La culpa es del ciudadano que no ha entendido nada y se atreve a «cuestionar lo cuestionable». ¿Adónde vamos a ir a parar? ¿Acaso se puede revertir un orden antinatural?

Pues todo parece indicar que sí se puede.

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Reversión geomagnética y política

Al igual que el planeta, nuestros políticos,víctimas de los efectos de la reversión geomagnética se han visto envueltos en los tsunamis que anuncian un cambio irreversible de  polaridad ¿Víctimas?

No es de extrañar que los ciudadanos estén pasmados; puesto que es necesario un periodo de adaptación a las nuevas corrientes telúricas que llevan a esta deriva político continental.

Está sucediendo la tan temida reversión magneto-política. Lo que creía ser izquierda, sin saber cómo, ha pasado a compartir objetivos de una derecha que ofrece un discurso social benéfico y apela al sacrificio, que parece ser otorga tan buena reputación, siempre que sea la sociedad y no la clase política quien deba inmolarse.

Así, la reversión geomagnética se puede apreciar en múltiples campos:

Lo público adquiere dimensión privada de manera que el beneficio de los muchos revierte a los pocos.

Maximizar el empleo, creando el lecho necesario para que se convierta en empleo precario.

Recortar emolumentos para aumentar salarios.

Hacer llegar educación a todos los rincones, de manera inaccesible.

Becar eliminando becas.

Ayudar, sin ayudar.

Hacer independientes, a las bravas, a dependientes.

Como el Tao: hacer sin hacer pero al contrario hacer, deshaciendo.

Todo lo anterior consecuencia lógica del fenómeno de reversión geomagnética.

Víctimas inocentes de esta reversión geomagnética los políticos se han convertido espontáneamente en sus contrarios. No importa lo que se diga, importa el cómo.

No hay que dar ejemplo, sino imagen. Decir lo que se desea que crea la sociedad, hasta la saciedad.

Poner cara, gesto, énfasis, pañuelo, peinado…

El pez grande devora al chico, eso si… con cubiertos de plata, de modo que no puede quejarse, es lo ortodoxo.

No se escapan muchos medios de comunicación de la  inexorable reversión geo-magnética que, fieles a la rabiosa actualidad, informan desinformando

Sin embargo; este fenómeno no queda reducido al ámbito selectivo de quien ha sucumbido a su irresistible magnetismo. En su faceta más activa ha dado transparencia a lo que procuraba quedar oculto, puesto que todo lo que pretendía seducir, ya no seduce. Lo que se deseaba convertir en verdad a fuerza de maquillar con palabras, se ha lavado la cara.

La política al huir de la transparencia se ha convertido en transparente.

La mentira no se convierte en verdad y la verdad en mentira. sino que lo falso queda al descubierto.

¿Desafección política?

NO. Reversión geomagnética: que ha convertido las despensas llenas en áridos desiertos.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Autora invitada. Carmen Villamarín y sus obras.

Just Olga

Hoy como todos los viernes os traigo una autora invitada. Carmen Villamarín pertenece al grupo de escritores indies que frecuento y tiene una obra muy interesante y original, así que me pareció que debía invitarla a que nos presentara todas sus obras, no vaya a ser que os la hayáis perdido. No son típicas novelas ni obras de ficción, son fábulas que os harán pensar, tengáis la edad que tengáis:

La montaña del rey

La montaña del rey de Carmen Villamarín La montaña del rey de Carmen Villamarín

La montaña del Rey es un relato en el que se describe cómo el individuo sincero descubre que posee en sí mismo los instrumentos para liberarse de una realidad que va limitando progresivamente su íntimo deseo de libertad y felicidad. Un relato sobre la relación más importante del universo, la amistad. Amistad por la que los planetas giran y los universos se sostienen.

Sergio Ruano

myBook.to/B007TGHDKI

Amantia y Fanatia

Ver la entrada original 304 palabras más

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized