Agosto 14 (y 008) Por Carmen Villamarín

Barcelona / j re crivello

by Carmen Villamarín

Imagén de Roberto Ortiz

Cuando ocurrió el incidente se inquirieron y acecharon los unos a los otros, buscando un responsable. Y lo tenían a mano. Él, el diferente, el que no se integra, el que no sabemos qué hace ni adónde va, por el que no padeceremos si es condenado. El que no nos importa, porque no le importamos. Impasible, escuchaba las acusaciones una tras otra. Había dejado de defenderse hacía tiempo. Desde el momento en que se dio cuenta de que, dijera lo que dijera, estaba condenado. Tiempo atrás, ya le habían juzgado por no ser como ellos. Distante, siempre a sus asuntos, sin mezclarse con los demás. Ese era su delito. Al mirar a los ojos de aquel hombre, estaban convencidos de su culpabilidad. Abiertos de par en par, eran un reto. Si bajaba la mirada, la prueba de su culpabilidad. La actitud alerta y…

Ver la entrada original 70 palabras más

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s