«Privatización benévola» «Privatización solidaria»

tiburon-corrupcionEn los tiempos convulsos que vivimos, en los que cada día los ciudadanos se echan a la calle en toda Europa, llama la atención, especialmente, la deficiencia democrática de nuestras instituciones. Una democracia amparada por una constitución que, desamparada, cada día  vulnera el derecho más fundamental de toda sociedad. Derecho a la vivienda, salud, trabajo, a la justicia. Derechos que cada día son atropellados por un marco político que hace tiempo se desvinculó de la voluntad ciudadana, secuestrando su voto a fuerza de medias verdades, que  han demostrado ser completas mentiras, para vincularse a la voluntad del lobby financiero.

Bajo el pretexto de la crisis, todo vale.  Se utiliza el poder otorgado por el ciudadano, para desmantelar una estructura social construida por generaciones, lo que es cuando menos una traición a ciudadanos y al propio país. Pues no ensueñan un país o una sociedad mejor, si no que ensueñan una personal visión plagada de atavismos. Un proyecto repleto de recortes y con amplio poder de acción sobre la base de la pirámide social, acompañado de una especie de moralina acusadora a los abusos de poca monta y que , sin embargo, permanece impasible  como testigo de corrupción de alto rango, como si fuera un mal menor.

El sector privado,  denosta lo público; sin embargo, poco a poco, se ha ido introduciendo en todos los órganos públicos de manera subrepticia. Alegando una mejor gestión de recursos, curiosamente, ha terminado por convertir su incorporación a lo público, en puestos  de libre designación vitalicios. o incorporándose, a la tan denostada función pública, por mecanismos no habituales.

No nos engañemos, les gusta lo público, pero no por lo que  el ciudadano defiende, si no por razones de desigualdad. No es un proyecto político social, es un proyecto de idiosincrasia gregaria, que aboga por la distinción social, y que para ello necesita que la sociedad escuche el canto de sirenas de una «privatización benévola», «privatización solidaria». Sigamos sin engañarnos, es una privatización de tiburones, en donde lo que prima es la rentabilidad, el negocio.

Sigamos recortando y hagamos un país a nuestra imagen y semejanza. Un país católico, apostólico y romano que ignora los más fundamentales principios de solidaridad  y mira hacia otro lado ante la intemperie de los menos afortunados. Un país acusador, que condena al ciudadano por exigir justicia gratuita, vivienda, trabajo, sanidad, etc…… . El triunfo de los escualos.

Los ciudadanos se echan a la calle; sin embargo el resto del espectro político parlamentario permanece apoltronado. Se hacen declaraciones rimbombantes, se toman acciones nimias; reproches, acusaciones varias, etc…;  no obstante quienes tendrían que echarse a la calle, o abandonar el parlamento como muestra de desaprobación al secuestro democrático, son el resto de representantes políticos que con su actitud colaboran a seguir sosteniendo un sistema que al parecer, «no les parece tan mal».

Ciudadanos  no representados y abandonados a la suerte  que impone el lobby financiero-político  mientras unos y otros pactan el propio status y bienestar, al abrigo de la impunidad.

Anuncios

10 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

10 Respuestas a “«Privatización benévola» «Privatización solidaria»

  1. Desde nuestra ignorancia “voluntaria” hacemos caso omiso a las “señales” de nuestros malos-gobernantes, nos dicen claramente que les importamos un pimiento, y sin embargo… continuamos votándoles. ¡Absurdo!

  2. Josep Capsir

    Hace quince años que no se hace política de estado y lo único que se hace es una estúpida guerra de guerrillas en forma de política de partido. Estoy de acuerdo en que la banca es el motor de un país y debe tener la suficiente potencia como para aguantar mucha carretera. Entiendo que cuando el motor falla hay que repararlo, aunque eso suponga que tener que pedirle dinero a tus padres (Alemania). Lo que es absurdo es obviar el resto del coche. ¿De qué sirve tener un buen motor si el coche no tiene gasolina? Los ciudadanos somos esa gasolina y el depósito cada vez está más vacío.
    Un abrazo

    • El caso es que tenemos unos bancos que se han ocupado de adulterar el combustible que teóricamente lubrica a la sociedad para crear trabajo, bienestar y servicios; parece ser que han concluido que entre bancos y políticos que los protagonistas son ellos en lugar de la propia sociedad, que debe soportar sus desmanes. U abrazo Josep y gracias 😀

  3. Carmen marte

    Tenemos unos políticos cortoplacistas y sectarios que no pretenden el bien común, sino el beneficio de los que consideran los suyos. No nos engañemos: ahora y siempre, con las privatizaciones se forran muchos a costa del bolsillo de un mayoría adormecida o asustada porque se ha creído que no hay otra salida. Pero tenemos lo que nos hemos buscado: estos políticos mediocres representan a una sociedad civil mediocre que se deja avasallar y apenas protesta cuando la están despojando de lo más esencial: trabajo, sanidad, educación.

  4. Tenemos unos políticos como dices pancistas. Siguen ahí sosteniendo lo insostenible,y representándose a sí mismos. El caso es que no mueven un dedo, pero la gente está tomando nota , esperemos que aprendamos de una vez . Gracias Carmen. Un abrazo.

  5. “¡Money, money, money! ¿Por qué será que me vino a la mente la película “Cabaret”?¿El problema es de bolsillo o de insensibilidad? Creo que es esta última la que está fallando. De ahí esa valla que rodea al Congreso y que impidió que la gente pudiese visitarlo el día de la Constitución, de ahí que la gente se suicide y que los que dirigen este país no sientan vergüenza… Pero ¿dormirán tranquilos? Yo en su lugar no podría. Y cada día a peor… Porque cada día hay más gente afectada. Y sí, claro que hay algo de eso, del tema de las poltronas y de “lo importante que soy, mírame…” Pero la gente, esta vez, no va a olvidar tan fácil lo sucedido. Eso espero. Pero también te soy franca, Carmen, a mí esta España solidaria me gusta, se la ve viva y dispuesta a seguir luchando por lo que es suyo, por lo que trabajaron sus mayores, por lo que por derecho les pertenece.

    • Afortunadamente hay sectores de la sociedad, a quienes la conducta escandalosa de nuestros banqueros-políticos, está despertando, ya hay mucha gente que sobrevive gracias a la solidaridad de amigos,vecinos, asociaciones, familia. Cómo tu dices no hay que rodear el congreso, si no que los políticos que dicen no estar de acuerdo con este secuestro democrático abandonaran su poltrona,dejando en soledad al partido mayoritario; claro que eso sería un ataque de dignidad que no están dispuestos a hacer.”Abandona el Congreso” debería ser su slogan, Eso sí sería solidaridad con el pueblo 😀 . UN abrazo Pilar : y gracias por tu comentario 😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s