Los mercados. “La tierra prometida”

Los mercados… se han convertido en la nueva patria de estados y políticos que dirigen a los ciudadanos, como si del paraíso se tratara, a esa nueva  “Tierra prometida”

Echada en el olvido la voluntad de los pueblos, las naciones son dirigidas por sus representantes políticos hacia una nueva era, en la que sus profetas adoctrinan a las masas en la disciplina de la renuncia en pro del bien particular ajeno, a costa del propio.

La “Tierra prometida” como antítesis de la Jerusalen prometida impone condiciones a sus adeptos.

Sólo los elegidos formarán parte de ella, aquéllos que se sometan a la disciplina de los mercados del mundo.

Esta nueva  “Tierra prometida” emite su llamado y los interpelados se emplean a fondo en cumplir los requisitos para ser aceptados en lo más granado de la élite de los mercados, entregando en sacrificio a su pueblo.

Así, se erigen como pastores de pueblos en el  éxodo, hacia una tierra prometida de abundancia estéril.

Una abundancia prometida a base de escasez, insolidaridad, abandono, desahucio, desempleo, desamparo social y opresión.

Esta nueva  “Tierra prometida” tiene su decálogo, que como tablas de la Ley, el becerro de oro ha  entregado a su más insignes profetas: ………

  1. Amarás a los mercados sobre todas las cosas.
  2.  No tomarás la libertad de expresión en serio.
  3.  Santificarás los días de descanso y trabajarás más horas.
  4.  Honrarás al vil metal, cobrando menos.
  5. No sanarás a quien no pueda pagar, dejando que la naturaleza obre.
  6. Harás de la mentira un modo de vida, intoxicando o silenciando todo tipo de información.
  7. Codiciarás los bienes ajenos, a ser posible públicos.
  8. Consentirás todo tipo de idea marginal, hacia el diferente.
  9. Robarás impunemente y mirarás hacia otro lado, cuando los semejantes a ti lo hagan.
  10. Desahuciarás sin piedad.

Estos diez mandamientos se resumen en dos: Amarás a los mercados sobre todas las cosas y, del prójimo harás tu reo.

Mientras los ciudadanos duermen el sueño de la democracia ficticia, los emisarios de la  nueva  “Tierra prometida”, preparan a sus pueblos para un Éxodo  de la libertad, hacia la  esclavitud de los mercados.

Un Éxodo inmisericorde hasta una  “Tierra prometida” de egoísmo y exclusión, en la que sus artífices se coronen reyes de la antisociedad.

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

4 Respuestas a “Los mercados. “La tierra prometida”

  1. El pueblo no se rendirá tan fácilmente, Carmen, ahí están sus gritos desgarradores pidiendo la dimisión y desahucio de esos falsos profetas. No caeremos otra vez, gritamos todos a un mismo tiempo, (cada uno como sabe o puede hacerlo). No. No se volverá a caer en el “borreguismo” de antaño. (Por Dios, eso espero de corazón)

    • Esperemos eso Frank , pero el trabajo no es fácil, dar la espalda a esa concepción del mundo que están imponiendo, requerirá esfuerzo para no caer de nuevo en la tela de araña de falsa prosperidad que han creado para dominar a los pueblos. Un abrazo.

  2. El tema es viejo. Y yo que he vivido en Argentina, lo sé… Desde allí, los familiares y amigos nos llaman alarmados.
    Hemos visto en pocos días una involución, un ataque a derechos fundamentales de convivencia democrática.
    Pero la mayoría, aunque silenciosa, sabe bien lo que está pasando. Se está gobernando con un programa que no se votó, eso para empezar, y muy concretamente en el caso de aquellos que lo votaron, imagino su decepción.
    Asombra comprobar cómo hace apenas una semana el primer ministro inglés se disculpó por televisión ante los ciudadanos por no haber podido cumplir con uno solo de los puntos del programa electoral de su partido. Aquel que decía que no se subirían las tasas por estudios.
    A ver si cunde el ejemplo por aquí.
    Si alguien todavía se pregunta… ¿quién financió el 25S? Tiene la respuesta a la vista: el descontento.
    Falta transparencia. Con este oscurantismo de años no se puede ir hacia al futuro. La desindustrialización de España es evidente. Se recorta en producción y en oferta de servicios: eso genera destrucción de empresas, especialmente de las pequeñas, paro y más gasto al Estado. Si a eso le sumamos la deuda, es la pescadilla que se muerde la cola y por ese camino no se va a ningún lado.
    Un saludo, Carmen.

    • Gracias Pilar, como bien dices el tema es viejo. Viejo porque forma parte de la zona más oscura de todo individuo que se dedica a la política con vocación, en realidad, de servir con el interés de pertenecer a la élite dominante, en lugar de vocación de servicio. Se les llena la boca de defender una patria, a la que estrangulan minuto a minuto, La careta democrática ya no oculta lo que realmente sucede, Ojalá sirva para que el pueblo despierte del ensueño democrático. No me extraña que desde Argentina, familiares y amigos estén preocupados, seguramente disponen de mucha más información que en nuestro propio país. El espectáculo que están dando los políticos españoles y europeos en el mundo entero está servido. Un abrazo, PIlar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s