Antidemocracia o el caballo de Troya.

“El poder no corrompe, los hombres corrompen el poder con sus acciones”.

El mayor cinismo de la <<antidemocracia>> consiste en atribuirse el derecho democrático de las urnas para vulnerar a la democracia en sí misma.

La << antidemocracia>> ha llegado y pretende quedarse entre nosotros. Faltaba por clasificar un nuevo modo de gobierno de los pueblos: La antidemocracia

De entre todos los modos de gobierno que han experimentado los pueblos, la democracia parecía ser el modo más razonable de convivencia. Así al amparo de las constituciones se definieron las necesarias reglas del juego, entre las que la libertad de expresión, es ingrediente imprescindible para que todas las tendencias puedan exponer su proyecto político, y someterse al veredicto del pueblo.

Una democracia indirecta que pone en sus  representantes  electos el poder político. Poder político para legislar, regular y gestionar la convivencia democrática.

El pacto democrático se rompe en cuanto el partido político de turno, en el ejercicio del poder, pierde el respeto por la propia democracia que le ha investido e instila en la vertebración de la democracia valores y métodos antidemocráticos; traiciona a quienes le depositaron su voto, secuestrando la voluntad expresada por los pueblos.

Vivimos en una democracia ficticia, “antidemocracia real”, pues es utilizada como argumento ideal para el ejercicio del autoritarismo más propio de dictaduras bananeras. El descontento de los ciudadanos es general, no ya sólo de nuestro país, sino de una Europa sobre la que se cierne un totalitarismo disfrazado de buenas intenciones; por no mencionar lo que sucede al otro lado del océano.

Un totalitarismo financiero, que se erige en el “súmmum bonum” de la democracia y exige a la propia sociedad el sacrifico antidemocrático. Antidemocrático tanto en cuanto, el ciudadano que depositó un voto en las urnas contempla como impunemente se le desposee de derechos  conquistados por generaciones  y vacían sus bolsillos.

Todo derecho que pierde un ciudadano pasa a formar parte de una élite que, a precio de saldo, se hace con un patrimonio público.

Derecho perdido, que es sustituido por un deber adquirido para el ciudadano de a pie. Deber de reducir sus ingresos, aumentar sus horas de trabajo, pagar más impuestos, hasta en lo más básico, para una vida digna. La crisis recae sobre mileuristas, funcionarios, albañiles, profesores, pequeño empresario, pensionista; en definitiva en gente de vida sencilla. Recorte de ingresos en las economías familiares, aumento de tarifas eléctricas, transportes, alimentos, gas, etc… etc…..

Los ciudadanos aún esperan un verdadero acto ejemplar, como a ellos se les exige. Un ejemplo com el que quede de manifiesto que la estafa no es un mérito, si no todo lo contrario.

Aún no se ha atisbado un recorte en economías privilegiadas. Suspender muchas pagas extraordinaria mileuristas, no debe recaudar tanto como suspender pagas de más de 10.000 euros.  Seguramente no les privará de pagar algún recibo. A los mileuristas, pensionistas,  parados y becarios, sí.

El caballo de Troya <<antidemocrático>> asaltó la democracía hace tiempo cuando los partidos políticos se convirtieron en un espacio para medrar, e hipotecaron cualquier proyecto político para alcanzar a cualquier precio una posición de responsabilidad política.

Aliados a poderes financieros que sustentan sus campañas políticas, cautivaron a los electores y  ahora pagan su tributo a esos poderes económico-financieros que como caballo de Troya destruyen democracias e imaginan una sociedad futura infracultural, infrasanitaria, en la que ancianos pensionistas no tienen cabida, en la que los jóvenes colaboren como becarios hasta los 50 años. Una sociedad ideal para la opresión, coerción, explotación y enriquecimiento ilícito a costa de los servicios públicos que se crearon con el esfuerzo de los trabajadores.

Un caballo de Troya repleto de individuos que arribaron a las filas de un partido, no con proyectos políticos, si no con proyectos individuales.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

2 Respuestas a “Antidemocracia o el caballo de Troya.

  1. Y qué bien nos lo cuentas, Carmen, tanto que hace daño darse cuenta de nuevo, por tus letras que vamos cabeza abajo y no hay nada ni nadie en el abismo hacia donde vamos, como pueblo y nación, que nos espere abajo para recogernos en sus brazos. Nada, en el, cada vez más próximo abismo, no hay nadie para recoger los pedazos de esta, aún joven democracia, asaltada, violada y defenestrada por este maldito gobierno que se aposentó legalmente en el poder y que sin embargo ahora lo violenta y defrauda. ¡Lástima que ya no quedan “balas” como las de entonces, aquellas, que usara la república para eliminar a los caciques, porque esto es lo que son y en lo que se han convertido nuestros legisladores, CACIQUES DE LA ANTI DEMOCRACIA.

    • Gracias Frank, lo que es inadmisible es como el resto del panorama político encuentra natural que se vulnere el derecho democrático continuamente. El famoso talante democrático del que se llenó la boca de muchos, se conoce que sólo es válido a la hora de tomar el te, o en el salón de los pasos perdidos..Pues parece que temen que la democracia funcione. Gracias Frank de nuevo, un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s