La nueva religión presupuestaria

La nueva religión tiene en su axioma: <<Todo es susceptible de ser comprado o vendido>> toda su filosofia.

Quien se oponga a este axioma, no tiene cabida en la nueva secta que se expande por doquier.

Los últimos acontecimientos políticos han  hecho asomar la nariz a quienes en silencio contemplaban la política de recortes sociales. Curiosamente, los movimientos de ciertos sectores de la política, han comenzado cuando su olfato ha detectado que la protesta ciudadana ya es un hecho difícil de parar.

Esta actitud dice mucho de nuestros representantes electos, tanto en un sector, como en otro, han esperado la respuesta social para hacer algún que otro alarde de apoyo ciudadano. No cabe llamarse a engaño, sin movimiento ciudadano hubieran continuado en silencio.

En un alarde de pundonor, se recurre a la retórica más torticera para que parezca que están interesados en defender los derechos de los ciudadanos. Demostración inequívoca de que nuestros políticos dejaron sus principios, al principio de su propia carrera.

Una declaración aquí, una oposición allá, permitiendo que todo suceda inexorablemente. Mirando hacia otro lado, mientras se gestaba el desmantelamiento de la vida ciudadana, pactaban y conservaban el propio status. Y, todo parece que suceda inexorablemente.

Hasta las urnas han sido secuestradas, cuando se utilizan como argumento de legítimo ejercicio de gobierno.

Los ciudadanos están secuestrados por políticos, de cualquier tendencia, a quienes se les vota por unas razones que más tarde, una vez obtenido el voto, se convierten en la antítesis de lo que en inicio fueron. Donde dije digo, digo diego.

El quid es que no se trata de erratas simples, si no de errores compuestos, que magnifican la picaresca de  desfavorecidos y minimizan la impúdica utilización de recursos públicos para el enriquecimiento personal.

Errores compuestos de indiferencia a la confianza (incauta) de quienes votaron. Errores compuestos del ejercicio de una oposición cómplice y un gobierno que defrauda.

Defrauda por su sospechoso desprecio a todo lo que sea un bien público,  que convierte en  <<tesoro codiciado>> para el bien privado. Defrauda, al permitir el fraude impunemente.

Defrauda al comprobar que se secuestra la información, financiándola.

Defrauda porque el mensaje emitido es <<Todo es susceptible de ser comprado o vendido>>.

Los medios de comunicación se han sumado a esta nueva promoción como si de  una nueva línea de móviles se tratara que, en modo silencio, acallan el clamor de los ciudadanos, para no molestar al titular de la línea.

Políticos que se comportan como en un universo cuyo primer móvil a <<modo honrado>>, han desestimado. Un universo en el que desean persistir, erigiéndose ellos mismos en móviles a <<modo lo que convenga>>,  y se suman a la última tendencia ciudadana como si de la propia voluntad se tratara. Voluntad que no vacilará en adecuarse a la singularidad de la nueva religión presupuestaria.

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

4 Respuestas a “La nueva religión presupuestaria

  1. Un tanto dura la entrada que has escrito.
    Me escama saber hacia dónde irá a parar todo lo que conocemos y todo lo que está sucediendo. No me refiero a un “apocalipsis” que termine en un mundo al más puro estlo “1984”, o en una revolución donde reine la anarquía. En absoluto quiero ni lo uno ni lo otro.
    Pero los movimientos son sospechosos, la clase política es un tanto vieja, y los jóvenes quedan ocultos por las palabras de los primeros. Me gustaría una renovación total del sistema político, pero eso sería cambiar al completo el sistema, y seguramente eso no fuera muy bueno para nuestra realidad.
    Quizá lo mejor sea, desde nuestra posición, observar, permanecer, y demostrar nuestro malestar siempre que tengamos ocasión… ya llegará el momento de poder cambiar el poder, el maravilloso día de las urnas donde mucha gente dice que no votará a X o Z, y finalmente salen X o Z por una mayoría amplia, e incluso a veces absoluta.
    Pero claro, luego uno mira su propia vida, el mundo que le rodea y lo que sale en los medios de comunicación, y uno se cuestiona… ¿quién manda de verdad? ¿Los políticos, los reyes, los medios de comunicación, o el dinero?
    Seguramente sean los dos últimos.
    Un fuerte saludo 😉

  2. Si, soy consciente de que es dura la reflexión, pero es lo que veo. Hay movimientos políticos porque ellos mismos están esperando un cambio y están al acecho, esperando a ver que pasa para subirse al carro. El grado de insatisfacción ya es demasiado elevado. No tienen la más mínima intención de reconocer que su modo de hacer política ya no convence a nadie, convencidos de que pueden volver a manipular la opinión pública, no les puede salir bien. Tienen que hacer una depuración de modelos caducos y, lo peor, corruptos. El poder no es corrupto, es poder, ellos son quienes han convertido en corrupto el poder de hacer bien las cosas, dando el poder al dinero por encima de todo. Un abrazo Igor y gracias por tu comentario 🙂 :O

  3. Totalmente de acuerdo. El sistetema actual economico-político, en declive uso los recursos para servirse así mismo; ya no está al servicio del ciudadano.

    • Cierto, José Ramon , y lo que además no se cuenta, Está comprobado que los individuos son quienes corrompen el poder, y no a la inversa. El poder está ahí para ejercerlo con equidad y honradez, Gracias por tu comentario. Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s