Sin escrúpulos: Lo peor es mejor.

A estos políticos que crecieron, algunos a la sombra del franquismo, otros en la transición; se les ha debido activar la memoria genética ambiental. Salidos de las urnas en un sistema democrático, han violentado todos los compromisos adquiridos con los votantes. Se sirven de los vehículos de la propia democracia, para destruirla. La democracia les proporciona el lecho idóneo para desmantelarla.

Niños, o  no tan niños y adolescentes se nutrieron bajo la sombra alargada de una dictadura de la que están actualizando las formas.

El compromiso de salvaguardar la democracia se ha relegado y se vulnera indefectiblemente en pos de una mejora social, que en realidad, es la mejora de las élites financieras, que no élites ejemplares.

Se reclaman sacrificios a ciudadanos, que pasmados, contemplan como se les deja a la intemperie de protecciones sociales que ellos mismos han contribuido a crear. El mensaje parece querer decir que la sanidad, la prestación por desempleo, pensiones, etc…. hubieran salido alguna vez de otros bolsillos que no fueran los del propio ciudadano. Nadie ha regalado nada, eso lo sabemos bien todos.

La sanidad, la han instaurado generaciones de ciudadanos, de los que somos herederos y aún seguimos cotizando para sostenerla. Las pensiones siempre salieron de los bolsillos de los trabajadores.

Con la aportación de cada unidad familiar y ciudadano se ha construido el estado de bienestar que hemos gozado, o padecido, hasta el momento.

El mensaje que se actualiza a diario es que el ciudadano es una especie de bandarra o golfo, que ha vivido por encima de sus posibilidades, y ha llevado la economía del país a la bancarrota.

Por otro lado la labor ejemplarizante de los gobiernos no tiene desperdicio, amnistía fiscal a defraudadores profesionales, presión fiscal a las pequeñas rentas.

Escándalos de corrupción que se solapan y se pierden en los despachos a la espera de que la atención y memoria se ocupe de otros asuntos. Y lo más degradante, desmantelamiento de lo público en favor de lo privado. Privado, que escandalosamente pasa a formar parte del círculo de amistades o familia de los propios desmanteladores.  Cuando no se da un puesto de responsabilidad a quien está bajo la sospecha de delito. El negocio está servido.

Se aduce que mientras no se demuestre lo contrario nadie es culpable de delito. Sobre todo, si se demora ad infinitum la demostración.

Hay que añadir la colaboración especial de los medios, que cómo en sus mejores épocas, ejecutan la labor de máquinas de difundir propaganda, impúdicamente.

Algunos que se consideran más refinados y elitistas, pretenden dar la imagen de neutralidad y objetividad, dando de vez en cuando un pequeño tirón de orejas a lo obvio y, de ese modo, ocultar su verdadera labor de servicio al desmantelamiento del bienestar ajeno.

Bienestar ajeno, porque todos los que colaboran a este deterioro, están convencidos de que a ellos no les tocará. Para eso están asegurando su lugar al lado de los artífices, colaborando con el silencio para sobrevivir al lado de la élite de destrucción masiva. Porque somos eso, masa, subestiman la inteligencia de los ciudadanos.

En lugar de procesar a quienes estafan a los ciudadanos y  han generado la mayor crisis en el estado del bienestar a base de fraude, se da legitimidad a lo corrupto, como si el ciudadano fuera un lerdo que no entiende de finanzas. De decencia, honradez, y principios de solidaridad también se hablaba en los colegios, al menos en los públicos. Pero, no hay que ser el licenciado Vidriera para saber eso.

Mueven tanto capital ficticio, que no se resisten a convertirlo en real, reclaman el capital público para convertir su desvarío, en metálico.

Porque al fin y al cabo eso les ha sucedido, inflaron tanto, mintieron tanto, que si no se sostiene la farsa se extingue el chiringuito. Pero antes de desaparecer arrastrarían consigo a todo político que se haya beneficiado de sus apoyos para prosperar en campañas políticas, o a los cómplices que desvían fondos de protección social a algún asunto turbio o particular, como se ha ido sabiendo y….. lo que no se sabe.

¡Qué paguen! Qué paguen por lo que ya pagaron, ellos y sus antecesores; qué paguen por recibir educación, que ya pagaron; por sanidad que levantaron; por el agua que beben y el aire que respiran.

La atracción abisal que algunos sectores  tienen hacia las pensiones de nuestros mayores, es de delincuente, de delincuente bandarra.

Hay que ser muy desaprensivo para meter mano en las pensiones de la gente que lleva toda la vida cotizando, y  justificar seguir  impunemente inyectando fondos a las entidades  que han estado estafando a los ciudadanos.

La mala imagen, a pesar de la manipulación mediática es asoladora. Parece que hayan hecho suyo el mensaje electoral de “Lo peor es  mejor”

Un gobierno que pide sacrificios a los ciudadanos de a pie con una mano, y con la otra vende sus derechos al mejor postor, quien se frota las manos ante la posibilidad de interminables jornadas de trabajo, mal pagadas, y con mayores prebendas fiscales para crear empleo de baja calidad.

¿Salvar la economía?. Esto es sálvese quien pueda. Parece ser que la crisis ha sido provocada por ciudadanos que iban todos los días a trabajar, o a las colas del paro; por pensionistas que abusan de medicamentos y chavales que repiten curso.

Mayor demagogía es imposible. ¡Qué Dios les proteja a ellos de sí mismos y a  nosotros de ellos!

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

4 Respuestas a “Sin escrúpulos: Lo peor es mejor.

  1. Difícil lo tenemos para devolverles a todos a donde pertenecen (la puta calle) y estoy seguro de que no seremos capaces de echarlos hasta que lleguen las próximas elecciones. (están agarrados a sus cargos como las garrapatas a sus perros). Paciencia, y a seguir insistiendo en las próximas manifestaciones, aunque mucho me temo, que no sirva de nada.
    ¡Excelente artículo, Carmen!

  2. ricardocorazondeleon78

    Al final desgraciadamente, habrá que darle la razón a nuestros mayores cuando dicen que antes se vivía mejor. Al fin y al cabo todo lo que tenemos ahora se debe a los derechos que se impusieron y se lograron entonces, las pagas extraordinarias, el paro, un mes de vacaciones pagadas, 40 horas semanales, protección del obrero frente al patrono en todo tipo de conflictos, derecho a una seguridad social totalmente gratuita, derecho a pensión, productividad, trienios, prolongaciones de jornada, falta de alarma social, nadie extranjero que viniera a imponernos las normas o requisitos que tenemos que cumplir, no ya las autoridades españolas, si no el españolito de a pie….
    Todo eso de lo que ahora tengo que darle la razón a mi abuelo porque la llevaba. Antes él y ellos vivían mucho mejor. No me extraña que invoquen aquellos tiempos.
    A mí también me hubiera gustado que funcionara la democracia en España, pero lo que han hecho con ella es retorcerla y deformarla tanto que ha perdido hasta el aspecto. Esto que hay no tiene nada de democracia. Es lo de antes pero en peores condiciones.
    Que paren el mundo que me bajo. A mí no me gusta esto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s