Creatividad y política

La imaginación de los individuos ha hecho avanzar a las sociedades.

Paradójicamente, estamos asistiendo a un periodo carente de imaginación por parte de quiénes están al frente de los destinos de los pueblos.

Estadistas que sólo alcanzan a proyectar una visión del mundo gregaria, excluyente, sin el más mínimo esplendor, nos guían. Tan sólo el esplendor del lujo, abuso, arbitrariedad se abren paso.

Individuos que en su imaginación no hay lugar para la solidaridad, la equidad,  o el ejercicio de lo justo. Individuos, que parece ser, deseen conducir a los pueblos a un mundo imaginado estrecho, en el que dar nacimiento a una nueva generación de masa humana esclava, sumisa y carente de imaginación. Conducir a la masa a un lugar, al que por instinto no quiere ir, parece ser el máximo ideal de su imaginación.

Burócratas carentes de la imaginación “indispensable”, para crear mejores condiciones que, como no pueden imaginar algo mejor, ofrecen lo que imaginan, es decir, la mediocridad del egoísmo.

Hombres y mujeres, capaces de imaginar un mundo mejor, aportaron a la humanidad el empuje para realizar los cambios necesarios, y mejorar las condiciones de vida en su tiempo.  Ofrecieron, a la sociedad que les tocó vivir, el empuje y confianza necesarios, para dejarse guiar por su capacidad de imaginar y de llevar a cabo su visión . Imbuyeron en los demás la fuerza de su propia imaginación y  persistencia en sostenerla, a pesar de que se toparan de bruces, con el rechazo de sus congéneres.

Individuos como Copernico, Newton, Einstein, Mahoma, Jesús;  y un largo etcétera, que todos conocemos, transformaron el mundo que se conocía. Imaginaron y creyeron en la fuerza de su visión y se constituyeron en “capaces” de llevarla a cabo.

La imaginación como fuerza creativa, mueve el mundo.

La historia también ha brindado claros ejemplos de la imaginación destructiva. Aquélla que no es capaz de imaginar lo mejor, y que da toda su fuerza y empuje a la demolición de lo diferente. Una imaginación que se pone al servicio del egoísmo más sectario; segregando, oprimiendo. Este tipo de imaginación también tiene sus adeptos, que se dejan arrastrar por la fuerza del proyecto egoista de exterminio; hasta que se topa consigo misma enfrente, y da nacimiento al conflicto; pues siempre atrae consigo la recesión,  destrucción, retraso y estancamiento de la sociedad.

Los modelos comunista/socialista; capitalista/liberal; producto de la imaginación creadora de individuos que, supuestamente, en origen, buscaban el mejor modo de regular la sociedad, han fracasado. Ambos, por la corrupción interna.

Opuestas concepciones de gobierno, en las que al frente de ellas se han ido sucediendo individuos que dejaron de servir a un proyecto de bien común, para servir a los intereses de sus élites, se han invalidado a sí mismas.

En ese aspecto,  ambos sistemas, antagónicos, irónicamente, se han igualado.

La incapacidad de imaginar un modo “mejor” de regular la sociedad, crea la resistencia en los actuales, mal llamados, líderes de los pueblos, a crear ese cambio. Éstos se dejan llevar por la inercia de tiempos pasados, empeñados en sostener un sistema ya extinto.

Sepan o no reconocer los signos, o quieran, o no hacerlo.

El cambio es necesario. Cambio que requiere de la imaginación necesaria para dar un paso hacia adelante.

Una imaginación creativa de lo mejor, que de respuesta a la situación actual y cierre la puerta a la imaginación mediocre que, por limitada, intenta imponer sus propias limitaciones al entorno.

Anuncios

9 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

9 Respuestas a “Creatividad y política

  1. Efectivamente, Carmen, todo es pasado, y si los que vienen detrás pisando fuerte, no ejercen sus mejores armas, esa imaginación constructiva, se perderá también, como se perdieron en el tiempo los ideales de nuestros ancestros. (¿Triste futuro no espera, verdad, amiga?).

    • Esperemos que no Frank, la gente está despertando y sabe que esto no funciona. Seguramente hay voces que aparecerán y tomarán el relevo, Lo difícil es que estos políticos carentes de imaginación, reconozcan su fracaso y acepten que han de cambiar su idea de lo que tiene que ser. En fín, empujemos para que se abran los ojos y cabezas, no queda otra que aceptar que un cambio es lo necesario, además de lo que viene..

  2. Nunca faltarán personas verdaderamente creadoras e imaginativas ni tampoco personas con ideales que den luz a la humanidad. Me consuela pensarlo.

  3. Lo realmente triste, es que el poder corrompe, y todos esos que llegarán a él, acabarán igual que como los que se fueron, eso es lo triste. Y mucho me temo de que no va a cambiar. Mientras siga existiendo las dictaduras de; cuatro, tres o seis años, (en algunos casos) les damos el poder de hacer y deshacer mientras duren sus mandatos. Luego sí, los podemos cambiar. ¿Y qué, no será más de lo mismo? Un año. ese es el tiempo máximo que yo les daba, y sería el justo para saber si lo que están haciendo es bueno para el país. ¿Qué no lo es? ¡Otros! Y así, estoy seguro que no les dábamos tanto tiempo para robar y llenarse los bolsillos.

  4. …desgraciadamente seguimos en manos de los artífices del problema, como se dice cada vez más a menudo: no basta con pasar de página, habría que cambiar de libro, y para ello es imprescindible la imaginación a la que apelas. Los nuevos gobernantes deben saber gestionar la austeridad manteniendo la justicia social y siendo ecuánimes. Nosotros como ciudadanos tampoco deberíamos aspirar a recuperar los niveles previos de consumo, que encierran otras tantas injusticias (ecológicas y frente al mundo subdesarrolado).
    Dejo un enlace interesante en este sentido:

    • Soy de las que está convencida de que es imprescindible la imaginación para crear nuevas respuestas a la situación actual. Lo preocupante es que se están tomando soluciones que aplican los mismo principios que nos han llevado a la crisis existente. Terquedad que les impide abrir un nuevo libro, porque en el fondo les gusta el que están leyendo. Creen que las repercusiones y medidas siempre afectan a los demás, por eso persisten en ellas. La élite financiera y política se considera intocable, a salvo de todo. Se equivocan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s