El libre albedrío y la codicia

Hablar de libertad  puede llegar a ser muy confuso en la sociedad actual en la que se dan por supuestas muchas libertades, que  analizadas en mayor profundidad no son más que otro modo de esclavitud, aún más insidiosa que la de quien se sabe constreñido.

Ser libre consiste en escoger lo que uno considera que es bueno para sí mismo y que además  le va a proporcione mayores cotas de libertad. Esta descripción tan común, está sujeta a la interpretación del propio individuo que “relativiza” a su propio estado, confundiendo libertad con las demandas del ego,  que parapetado detrás de la llamada personalidad, tiraniza al propio individuo, y éste a su  entorno.

Nada más lejos del libre albedrío cuando en base a necesidades, imaginarias o reales, deseos o tendencias personales elegimos una determinada actitud o acción a tomar.

La codicia, el mal de nuestro tiempo, se ha erigido en el motor  que parece conducir nuestros destinos. Aquellos sometidos a su tiranía experimentan el sentimiento de libertad cuando alguna de sus demandas son satisfechas, en cualquier orden de cosas; pues la codicia imbuye todos los aspectos del individuo bajo  su influencia.

La ansiedad por poseer, tanto emocional como material hace creer a quien la padece que el cumplimiento de ese anhelo implica su liberación. Todos conocemos que una vez alcanzado un objetivo pasamos a otro con la consiguiente  frustración de la plenitud que habíamos imaginado o fantaseado, poniendo en el siguiente proyecto todas las expectativas de realización y así sucesivamente; o  por el contrario a una aceptación de que la frustración es un estado natural y que no depende de nosotros, si no de las circunstancias, aceptando que vivimos en esclavitud permanente.

La codicia así implantada en el individuo toma forma de pose intelectual, le deja inerte y aniquila en él todo atisbo de rebelión a ese orden que da por establecido.

Esta concepción del sentimiento de libertad es generada desde la propia esclavitud del individuo, que no hace el esfuerzo de discernir que es lo que le impide ser libre verdaderamente.

El libre albedrío es conquistado progresivamente a fuerza de pequeñas elecciones  que se reconocen en la sinceridad del propósito de abandonar hábitos, pensamientos, actitudes, etc…, para pasar a dominar toda pulsión  codiciosa que busca su expansión, en cualquier aspecto del ser.

Nuestra sociedad  ha olvidado, o se le ha ayudado a olvidar que  posee  libre albedrío y el poder de ejercerlo, escogiendo lo mejor para sí misma y los otros.  Así el hombre político, social, familiar, etc… condicionado por el gigantismo de las demandas del egoísmo, esclavo de ellas expande como modelo de libertad el ejercicio de ésta excluyendo al otro.

 Es condición indispensable la  inclusión del beneficio para el otro en la conquista del propio libre albedrío, pues éste no condiciona a quien lo ejerce ni a su entorno próximo o lejano.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

2 Respuestas a “El libre albedrío y la codicia

  1. Morgana

    ¿??¿ Y quien no es Narcisista de nacimiento ?? Es árdua tarea conseguir controlar en ansia de poseer, Supongo que sentir que posees, te hace sentir una seguridad vital. Estás cómoda con esta sensacion. El libre albedrío, la libertad. Luchar por ser libre, verdaderamente libre es tan tan autodisciplinado que es mucho más facil sucumbir a la esclavitud personal y maquillarlo.

    • Si Morgana, así es y luego nos sentimos mal; pero si sólo repercutiera sobre nosotros aún, pero repercute en los demás. Esa falta de conciencia es la que reprochamos en nuestros representantes sociales, financieros, etc…, viene a ser una faceta del egoísmo que niega la repercusión de sus pequeños actos de codicia, dominio hacia los otros, y ningún dominio sobre su portador. En nuestra vida cotidiana todos lo padecemos, y cada cual es libre de escoger estar mejor o peor, pero cuando esas actitudes se constituyen en el modo de guiar el destino de otros….; pues así tenemos lo que tenemos. Gracias 😀 😀 por tu comentario .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s