El poder de la atención….

Quisiera hablaros del poder de la atención, ese instrumento al que no prestamos su propio tributo. Lo que nuestra atención enfoca, es lo que pensamos y sentimos.
A todos nos une el mismo denominador común,” la búsqueda de la felicidad” y como punto de referencia siempre se utiliza automáticamente, como un resorte inconsciente, la ausencia de ella. Es algo extendido e intelectualmente aceptado, y lo más grave, se brinda como parte de la formación de la sociedad que “sabemos del bien porque existe el mal”; “sabemos de la libertad porque nos sentimos prisioneros” “sabemos de la plenitud porque sentimos el vacio”: Hemos aprendido que para alcanzar libertad, plenitud, felicidad en suma, debemos analizar sus causas.

Con lo que enfocamos toda nuestra atención en la carencia y eso es lo que acabamos sintiendo, nos imbuimos en un dualismo, usando referentes opuestos no conciliables.
Prestamos toda nuestra atención a lo que no queremos, y así construímos el anhelo, eso tan poético, que ha creado tanta literatura y que es un estado constante de carencia. Y de ahí Ad infinitum, nihilismo, maniqueismo, existencialismo, y mas ismos que no procuran al ser más que la corroboración de su estado miserable, pero eso si…. muy intelectual. La vanidad siempre es mala consejera.

Si verdaderamente deseamos plenitud, felicidad, libertad, recuperemos nuestro poder rescatando el poder de nuestra atención, no focalizándola en las carencias, en los defectos propios y ajenos, en el daño que hemos causado y nos han causado

En definitiva, si nuestra atención la enfocamos en lo que queremos ser, ésta a su vez nos aportará tanto información de ese estado de plenitud, como en su momento nos lo aportó de su estado de carencia. Pondrá de manifiesto todos los resortes de esclavitud y de limitación, que si somos sinceros con nosotros mismos hemos construido, ya por hábito, educación, ambiente, porque es lo ortodoxo, etc… y en nuestras manos está el deshacer no por enfrentamiento, ni lucha denodada. si no por des-atención, a todo lo que oscurece nuestro ser, y así nuestra felicidad.
No es tarea facil, ya que la personalidad se identifica con actitudes que considera muy suyas, y que siente como señas de identidad; está cómoda en las quejas y dolores que hemos llegado a considerar algo natural y que en realidad es un abandono de nuestro poder de escoger, nuestro libre albedrio
La des-atención no significa enfocar el vacio, la nada; si no el enfoque voluntario de ella en lo mejor que hay en nosotros, abandonando los juicios y pre-juicios de que la vida es así,de que hay que aceptar lo menos bueno . La verdadera rebelión está en el esplendor de nosotros mismos, en la valentía de querer lo mejor; La valentía de escoger y estar dispuesto a abandonar conceptos creados en base a deficiencias.
Anuncios

2 comentarios

23 de mayo de 2012 · 12:34

2 Respuestas a “El poder de la atención….

  1. Morgana

    Yo soy una fiel convicta de la frase: “Se perfectamente lo que no quiero”. Y lo se. Y me recreo en ello. Sí. La atención se va por defecto a lo que no quiero, lo que no deseo, lo que no me gusta. Es un esfuerzo titánico reconducir la atención. Cierto.

  2. Según mi criterio es una rebelión que todos tenemos pendientes. El creer en lo mejor de nosotros: 😀 Grxx..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s